lunes, 4 de mayo de 2009

VIVIENDO SUEÑOS


He visto el recóndito escondite,
dónde ocultas tus ansias y esperanzas,
mirando las pupilas
dilatadas, que flotan en la nada.

Quieres viajar por otros mundos
para olvidar amargas experiencias,
para vivir los sueños
que alegraron los días de tu infancia.

Volverás, tras la búsqueda inconclusa,
sin hallar las respuestas anheladas.

Volverás, tan despacio como puedas,
por la orquilla de luz de dos montañas.

Volverás, cuando el Sol se halla dormido,
rebuscando el calor de antiguas brasas.

Querré encender la luz
de tu camino,
para sentir tu almohada de cristal
mojar mi cara.

Querré mullir tus sueños en la noche
y apagar los rescoldos de tus llagas.

3 comentarios:

Manolo Jiménez dijo...

El ritmo del poema es algo que me ha recordado a Mozart, en serio.

Enorme poema

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Ernesto, ay... siempre me emocionan tus poemas. "Volverás, tan despacio como puedas,
por la orquilla de luz de dos montañas". Esto, lo he visto tan claro..., me gusta.
Un abrazo

KUBAN dijo...

Hermoso, simplemente. Gracias por los versos. Volveré.