lunes, 29 de diciembre de 2008

NAVIDAD MARINERA

De piel lamida
por las innumerables
olas del tiempo;
De recuerdos ajados,
sobre las rotas redes
del viejo malecón,
de la niñez.

El crujido de nuestro viejo casco
emerge sobre el vaivén
de articulaciones doloridas;
Sobre ganzúas de amores
inalcanzados;
Sobre la doliente sal
en heridas de ausencias,
que suplican olvido.

De deseos lascivos
con la bocana
repleta de odios;
Con la palabra paz
entre el fuego ardiente
de la santabárbara,
sobre inocentes ojos.

“Gloria in excelsis Deo”
Miembros de un niño
se dispersan a metros
del mascarón,
por una mina
antipersona.

“Benedicamus tibi”
Redes de corrupción
extienden los fantasmas
de la hambruna a dos
tercios del mundo.

“In nomine Patris et
Filii et Spiritu Sancto”
Y en la cubierta,
vestidos de púrpura,
dan su última bendición
a los misiles.

“Caelo tonantem credidimus
iovem regnare”
“Adorote devote
latens deitas”

Navidad marinera
otra vez me engañaste
con tus cantos de sirena.